domingo, 15 de diciembre de 2013

66.- EL CAMPO DE CONCENTRACIÓN DE TEREZIN (REP. CHECA)

La ciudad amurallada de Terezín se encuentra a 60 km de Praga y durante la Segunda Guerra Mundial albergó una prisión de la Gestapo y un gueto judío.
 
Terezín
 

Su origen se remonta al siglo XVIII cuando el Emperador austriaco Joseph II decidió construir un pueblo fortaleza con forma de estrella. Este pueblo se conoce como la gran fortaleza, situándose en el otro extremo la pequeña fortaleza. Además, esta localidad está defendida por el río Elba y el río Orhe. La fortaleza cayó pronto en desuso y cuando los nazis ocuparon Checoslovaquia, transformaron la Fortaleza pequeña en prisión de la Gestapo (junio de 1940) y después la Fortaleza grande en gueto judío (noviembre de 1941).
 
 

Nunca fue un campo de exterminio, sino que era un campo de concentración por donde pasaron 150.000 judíos. Principalmente eran judíos checos aunque también albergó judíos alemanes, daneses, austriacos, holandeses, luxemburgueses, húngaros y eslovacos. A partir de octubre de 1942 los judíos fueron deportados paulatinamente al campo de exterminio de Auschwitz-Bikernau (Polonia), convirtiéndose Terezín en un campo de paso hacía los campos de exterminio.
 
 

Los prisioneros eran mano de obra gratis que mantenía la fortaleza y trabajaban los campos de alrededor así como en varias empresas de la zona. A partir de la primavera de 1944, debido a los destrozos de los ataques de los aliados en las fábricas de material de guerra del III Reich, se creó en una cantera próxima a Terezín, en Litomerice, una industria armamentística que también utilizó la mano de obra esclava de los habitantes de Terezín. Como en Auschwitz, en Terezín también se puede leer el célebre y cínico Arbeit Nachy Frei (El trabajo nos hará libres).
 
 

Lo más llamativo de Terezín es que la propaganda nazi lo utilizó para demostrar las bondades del III Reich con el pueblo judío. Se rodó una película con el título Der Fürhrer schenkt den Juden eine Stadt (El “Führer” regala una ciudad a los judíos) que mostraba un lugar idílico donde los judío se autogobernaban y vivían en paz. Incluso en junio de 1944 un Comité Internacional de la Cruz Roja visitó la población para confirmar el buen trato que recibían los judíos. Los nazis seleccionaron a los más sanos que fingieron llevar una vida feliz y tener buena comida. Les permitieron pasear por la ciudad como si fuesen libres y cuando los integrantes del Comité les preguntaban sobre las condiciones de vida, ellos contestaban las frases que los nazis les habían obligado a memorizar.
 

 

Cuando en 8 de mayo de 1945 el Ejército Rojo liberó el campo de concentración solo quedaban 17.247 supervivientes. El resto había sido deportado a campos de exterminio, o habían muerto de hambre o por las epidemias, especialmente el tifus, en Terezín. Cuando morían eran incinerados en el crematorio de la fortaleza, que nunca se utilizó para exterminar a judíos. La paradoja de la historia es que desde mayo de 1945 al 1948 la Fortaleza pequeña albergó un campo de internamiento dirigido por el Ejército Rojo, primero para prisioneros de guerra y después para la población alemana expulsada de Checoslovaquia.
 
 

El Museo en Memoria de Terezín se creó el 6 de mayo de 1947, cuando el gobierno de la República de Checoslovaquia decidió conservar y preservar este lugar en memoria de los asesinados por los nazis. Incluye:
  • La Pequeña Fortaleza.
  • El Cementerio Nacional.
  • El Museo del Gueto.
  • El Cementerio de los judíos y los rusos, con su crematorio.
  • El Monumento a las Fuerzas Soviéticas.
  • La Placa conmemorativa en las vías de carga.
  • El Sitio de reverencia en el río Ohre.
  • El columbario.
  • El Cuartel.
  • La Fábrica de Litomerice y el crematorio.


Web Museo Memorial de Terezín

Cómo llegar: Desde la Estación de Autobuses de Nadrazi Holesovice (Praga), dársena 7. Horario Autobuses
Horario: Listado
Precio: Entrada todo el complejo: Normal 5,8€. Reducida 4,40€


No hay comentarios:

Publicar un comentario