miércoles, 1 de enero de 2014

76.- BAR PASTÍS (BARCELONA, ESPAÑA)

El Bar Pastís es uno de los pocos reductos de la Barcelona bohemia, canalla y arrabalera que ha resistido el cambio que ha sufrido la ciudad, y en especial el barrio donde se ubica desde que pasó de llamarse  Barrio Chino a llamarse Raval.
 
 
Bar Pastís

 En sus inicios fue una bodeguilla de barrio hasta que el 23 de Octubre de 1947 se reinauguró con el nombre actual. Su propietario era Joaquín Ballesteros, más conocido por la clientela de la época como Quimet. Quimet había nacido en Alicante pero desde pequeño había vivido en Francia y en la Argelia francesa. En 1947 había decidido instalarse en Barcelona y crear un bar al estilo de los bares del puerto de Marsella. Él fue quien decoró el Pastís con fotografías, muñecos y cuadros pintados por él.
 


 
En el bar conoció a Carme Pericàs. Esta valenciana se convirtió en su pareja hasta la muerte de Quimet por cirrosis en 1963. Fue entonces cuando el bar lo regentó la propia señora Carme hasta que en 1980, debido a su avanzada edad, se lo vendió al actual propietario, José Ángel de la Villa. Éste era un joven cliente del local que lo compró con la condición que se lo vendieran tal y como estaba, y así lo ha mantenido hasta la actualidad. Además ha introducido recortes de periódico que hablan del bar, placas de calles como la de Edif Piaf, carteles y la música en directo.

 
 
Quimet, que era un enamorado de la música francesa, también puso de moda una bebida entre artistas y escritores que le dio nombre al local, el Pastís. El pastís es un licor provenzal que contiene un 40-45% de alcohol. Fue creado cuando en 1916 en Francia se prohibió la absenta por su alta graduación. Los productores de absenta Penord Ricart reformularon la receta introduciendo anís estrellado, anís verde, regaliz y azúcar hasta bajar su graduación al límite permitido. Además el pastís se mezcla con agua, bajando un 7% más su graduación. Quimet era un enamorado de esta bebida, lo que le provocó la muerte temprana por cirrosis.


 
El bar ha sido frecuentado por pintores como Picasso y Dalí; escritores como Juan Marsé, Manuel Vázquez Montalbán, Jaime Gil de Biedma y Juan Goytisolo; músicos como Joaquín Sabina, Astor Piazzolla, Georges Moustaki, Joan Manuel Serrat, Luís Eduardo Aute o Paco Ibañez; cineastas como Fernando León de Aranoa y actores como Javier Bardem. Además, desde que acoge música en directo, han iniciado sus carreras musicales aquí músicos como El Sobrino del Diablo, Rafa Pons o Dr. Fargo.
 
 
 


 
El Bar Pastís es ideal si se quiere visitar la Barcelona auténtica. Además sigue sirviendo su típico pastís, y se puede disfrutar de música en directo cada noche por el precio de una consumición. Antes y después de los conciertos se puede disfrutar de la música francesa de Piaf, Montard, Grecò, Brel y Brassens.
 
 
 
“(…) Salió hasta las Ramblas y tomó la dirección del Puerto. Al llegar a la Iglesia de Santa Mónica se salió del paseo central, cruzó la calzada derecha y se adentró por la calleja que bordeaba la izquierda de la iglesia. Penetró en el bar Pastís y pidió absenta…”
Tatuaje. Manuel Vázquez Montalbán.
 
Dirección: Carrer de Santa Mònica nº4
Cómo llegar: Metro Línea 3. Parada Drassanes.
Horario: Lunes a Domingo. De 19:30h a 02:30h
Precio: Cerveza 33cl. 3€. Consumición obligatoria durante los conciertos
Programación Bar Pastís

No hay comentarios:

Publicar un comentario